La fascinante historia de Jonás y la ballena.

 Hoy os voy a contar la historia de Jonás y la ballena…seguro que muchos la conocéis…Viajando por estos lugares llenos de historia, (y sin querer ser tachado de “capillita”), descubro en  la Biblia como Jonás fue el elegido para predicar a los habitantes de Nínive, capital del imperio Asirio. Una gran ciudad donde reinaban la perfidia y la corrupción.  Pero a Jonás, este destino le daba una pereza terrible, algo comprensible… ¿Qué podría hacer allí sin un duro y todos venga a divertirse y beber cerveza y vino?

La Ballena de Acre

La ballena en la que viajó Jonás con escasas comodidades. (Akko, Acre.)

Así que tenía otros planes…

Estaba empeñado en irse a Tarsis, (la capital de Tartessos, que aunque su localización es desconocida, se da por hecho que estaba en España). Seguro que allí se imaginaba feliz, comiendo jamón, y estirando atardeceres con la guitarra en la playa, tarareando a Bob Dylan. Total que soñando ese destino, se mete en un barco en plan polizón, cuando una pavorosa tormenta está a punto de hacerlo naufragar. Los marineros, comprendiendo que es un castigo del Cielo por su huida, no dudan cual es la solución para aplacar la tempestad. ¡Tiran por la borda a Jonás! (¡por zángano!). Rápidamente  todo se calma. Y mientras él trata de mantenerse a flote… ¡ Aparece una ballena y se lo traga!. Me pregunto cómo sería el viaje dentro de la ballena? ¿Pudo facturar maleta sin cargo adicional? ¿Le dieron asiento de vertebra o pasillo? ¿Le toco al lado un besugo?

  La cosa es que pasados tres días en su interior “resucitó” en la costa de Nínive,  donde tras múltiples peripecias y gracias a su empeño, todos los habitantes se arrepienten y vuelven al buen camino. (Pero esta historia la contare en una segunda parte)

En Akko, San Juan de Acre, la ciudad de los caballeros templarios, la ballena de Jonás  esta posada junto al mar…fascinado entro en su historia, en el vacío de su estómago para un viaje en el que renacer de nuevo, igual que él…

La ballena Moby Dick

El capitán Ahab se obsesionó con Moby-Dick. Epica y pasión ante la gran ballena. (Islas Vesteralen. Noruega)

Epílogo: Recuerdo un anterior viaje a las Islas Vesteralen en  Noruega…Igual que el capitán  Ahab, yo solo buscaba  a Moby-Dick,  su mito. Ahora, cuando vea desaparecer al gigante cetáceo en el mar, pensare si allí dentro, en su vientre, va Jonás. Quizás rumbo a Tartis…para mostrarnos el buen camino…Trabajo no le va a faltar…

PD: (Acabo de volver de Israel, donde he fotografiado seis lugares del Patrimonio de la UNESCO. Cerca de quince años, trabajé sin descanso para su revista. Saltando de un continente a otro, fotografiando el Patrimonio de la Humanidad…fotos monumentalistas, rigurosas, buscando la perfección en su ejecución. En este viaje he recuperando esas sensaciones y vivido historias sorprendentes. Esta es la primera…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s