Cumpleaños feliz … y ¡qué feliz con mi regalo!

Cumpleaños feliz

Un bonito regalo de cumpleaños.

     18 de junio, cumpleaños

CONSUMO RESPONSABLE , CLAVE EN LA REACTIVACION ECONOMICA

Atardecer. Bay of Biscay. Golfo de Bizkaia. Con olas que podrían llegar a los 6 metros sumando la altura de 18 de ellas, he estrenado mi fabulosa tabla, regalo de cumpleaños. Su diseño extra-plano se adapta perfecto a mi estómago… ¿ausente? (raso perfil). Su tamaño (2,40 m.) y flotabilidad aseguran un deslizamiento limpio y enérgico en mares agitados, así como éxitos en situaciones de marejada fuerte marejada. Una vez mas, gracias a los sponsors por la fe y el apoyo continuado por tantos años, y a todos los implicados, hasta dar con este diseño definitivo en este feliz aniversario : www.aldersportswear.com , Diamir Mountain Company, www.Canon.com, www.magnumphotos.com, www.Taxienruta.net , The Metropolitan Museum of Art, New York … También me ha caído una mochila de ataque para montañas de menos de 4800 metros, y una elegante gorra para fotografiar horas bajo el sol sin inmutarme, como un mutante… y falta el regalo de mis hermanos, que, conociéndonos, me lo darán en Navidad!!! Ya os contare!

Surf en octubre

Como un buen nadador, aprovecha la ola…

   27 de octubre, cuatro meses después

HISTORIAS DE NAUFRAGOS  II

Amanece entre olas, agarrados a la tabla en la playa “Salvaje” (Getxo-Sopelana). La noche del sábado ha sido dura tras combinar diversas bebidas frías. Y la amenaza de la resaca es una realidad, que unida al salitre nos tortura de sed. Pero no hay mejor sitio en el mundo aquí y ahora… Y nos entregamos a disfrutar del sol y el mar, diciéndonos aquello de “una ola mas y salimos”.

Imposible finalizar un día tan bonito cuando detrás de cada onda aparece otra igual de bella. Atrapados, como náufragos, no podemos escapar del mar, aunque, eso sí, anhelando una cervecita con gaseosa. Tranquilidad… si no aprovechas la ola, siempre quedara la espuma ¡quedan días de verano!

Anuncios

Singapur GP 2014 Formula 1 !!!

Fotografiando en el GP Formula 1 de Singapur

Fotografiando en el GP Formula 1 de Singapur

 Los pilotos de Formula1 son como los aurigas, los conductores de las cuadrigas en el circo romano. Entonces las carreras se realizaban por equipos, que se distinguían por el color de la cuadra donde se alojaba el caballo, el mismo de la túnica del auriga, que sus seguidores veneraban. Hoy día cuando los colores de los coches pintan de velocidad la pista, sus hinchas se vuelven locos: gritos, jadeos, rugidos de pasión y ánimo. Cada espectador sueña con que gane su favorito ¡Larga vida para los aurigas!!

 Para mí Ben Hur es Alonso…aunque no se parezca a Charlton Heston. Mirad esta foto en el Gran Premio de Singapur, es del sábado, justo antes de las clasificatorias para la carrera del domingo. Según lo estaba viviendo, imagino que los pilotos estarán nerviosos, a pesar de correr mil veces… a los fotógrafos nos ocurre lo mismo… ¡presión y ganas! Muchos aficionados a la foto me preguntan qué cámara comprar. Aparecen Fuji, Sony, con enormes mejoras rompiendo la hegemonía Nikon-Canon…pero ¿Cuánto va a durar su reinado? Lo mismo le pasa a Ferrari con Red Bull, Mercedes… Se dice que lo importante es el fotógrafo, no la máquina. Pero en Fórmula 1, el coche es determinante. Alonso necesita más potencia. También los fotógrafos queremos cámaras poderosas, que en carreras nocturnas, nos den velocidad suficiente para congelar el movimiento disparando con poca luz, sin dar ruido al publicar la foto! (*) !Pedimos a los fabricantes que igual que nosotros, sean competitivos. Cambiar de marca una vez que te fidelizas a un sistema y compras sus ópticas y accesorios cuesta mucho dinero. (Así que hay que pensar bien con quién nos “casamos”.) Fabuloso Singapur. Mañana la carrera ¡Más tensión! ¡Ojalá gane Alonso y tengamos fantásticas fotos! aquí es casi la una de la madrugada… Un abrazo.

Singapur 20-09-2014

(*) Ruido: Es un término “técnico”. Significa que la foto se rompe, aparecen granos o pixeles de colores, generalmente al faltarle luz. Normalmente en el ordenador y en pequeño tamaño no molesta mucho, pero al imprimir, queda espantoso. En esta foto que incluyo, en la que me veis con dos muchachos del staff también podéis apreciar ese “ruido”, especialmente en el cielo. Está realizada con un Smartphone. Las cámaras, cuánto más caras, mejor solucionan este problema…(así suele ser.)